Copyright © 2011 IFSociety | Sociedad Internacional de Facilitadores / International Facilitators Society

Regresar a www.ifsociety.org

Regresar al NEWSLETTER

 

Otras publicaciones Biblioteca Virtual


TRANSFORMAR LA LÍNEA DEL TIEMPO | Fausto Izcaray 


 

Entre las numerosas técnicas de la PNL que pueden ser aplicadas en los procesos de cambio en las organizaciones, una de las más útiles es la de la línea del tiempo. Especialmente es aplicable en sesiones de trabajo para desarrollar el Balanced Scorecard (BSC) en las que se requiere las capacidad de soñar una visión del futuro propio y de la organización. Sin embargo, con frecuencia encontramos que hay individuos muy valiosos para las empresas que tienen una gran dificultad para entregarse al proceso de producir una visión compartida. Los síntomas son harto conocidos: inquietud, cuestionamiento y un gran escepticismo con respecto al proceso de dibujar o conversar ese futuro “como si” ya estuviéramos allí, técnica muy usada en la PNL.

 

A menudo las resistencias son expresadas con el mecanismo de defensa de la racionalización: argumentos aparentemente racionales para cuestionar todo el ejercicio. Un consultor experto en PNL sabe que las bases de esa resistencia están generalmente en el inconsciente de la persona y tienen una buena intención aun cuando su actitud sea disfuncional para el equipo y para la organización. Con la técnica de la transformación de la línea del tiempo, se puede lograr un cambio positivo de la persona, en forma elegante y, sobre todo, ecológica para el participante. Es decir, respetando su integridad y su dignidad como persona. A continuación presentamos un ejemplo de la vida real.

 

El ejercicio de exploración de la línea del tiempo para un grupo de 24 ejecutivos de una industria venezolana había concluido. Estábamos en el segmento de compartir la experiencia de cada quien.

 

El formato que seguimos fue el siguiente:

 

Sentados, relajados, les induje a recordar y revivir el acto de asearse por la mañana hace 10 años, luego hace 6 años, hace 2 años, el año pasado, hace 6 meses la semana pasada, esta mañana hoy, la próxima semana, dentro de 6 meses, el próximo año, dentro de 2 años y dentro de 5 años, simultáneamente. Luego les pedí que tomaran nota de en dónde se ubicaban las imágenes, los sonidos y las sensaciones.

 

Cuando todos estaban con sus ojos abiertos y en plan de conversar abrí el derecho de palabra.

 

Antonio, ingeniero, Gerente de Producción, levantó su mano para pedir la palabra.

 

-Yo no puedo ver mi futuro – afirmó - porque cuando lo intento el pasado se me viene encima y me produce un angustia tremenda. El problema es que yo viví en Centro América y en mi país de origen la situación fue, por años, desastrosa, con guerras y muchas muertes. Con mi familia, emigré a Venezuela y ahora lo que está pasando acá me trae a la mente lo que vivimos en Centroamérica. Es como si el pasado estuviese enfrente, muy grande, panorámico, casi encima de mí y eso no deja ver más allá. No puedo evitar el recordar ni la angustia que me produce.

 

-Bien. – le dije - ¿Quieres cambiar eso?

 

- Si, porque me cuesta visualizar el futuro y así no puedo planificar.- afirmó Antonio con su ceño fruncido y las comisuras de sus labios ligeramente curvadas hacia abajo – Mi trabajo me exige que haga planes a uno dos y tres años y en estas condiciones no puedo.

 

- Puedes probar – le sugerí-con otra forma de estructurar tu representación del tiempo y siempre tienes la opción de volver a tu representación original, si así lo deseas. Esta nueva opción incluye el que tengas también tu forma de estructuración del tiempo anterior a la que adoptarás ahora.

 

- Me parece bien. – dijo Antonio, al mismo que asentía con movimientos de su cabeza- Pero ¿cómo le hago para que mi pasado no me “caiga encima”.

 

- Hace un tiempo un amigo tenía un problema parecido y le sugerí que organizara su línea del tiempo como una avenida. Se paró encima de su presente y su pasado lo ubicó hacia atrás, de manera que si volteaba la cabeza veía la parte de la avenida que lleva allá abajo, hacia su pasado y algunos episodios que le producían recuerdos dolorosos, mas importantes por lo que de ellos podía aprender, los ubicó en las calles transversales a la avenida. Así, cada vez que él volteaba su cabeza hacia su pasado veía sobre todo los postes de la iluminación, con los eventos luminosos de su pasado y cuando necesitaba aprender de los hechos menos agradables podía siempre visitarlos moviéndose en la transversal respectiva. Su futuro lo puso al frente, allá que se perdía en el horizonte y un poco hacia arriba para ver las visiones que quería hacer realidad.

 

Y lo bueno es que él siempre sabe que, si lo necesita, siempre puede volver a su vieja línea de representación del tiempo. Hace poco hablamos y me dijo muy sonreído que le iba muy bien con esa nueva forma de organizar su representación del tiempo. Tenía mucho más éxito y pudo completar varios proyectos que antes se le habían quedado en el camino. ¿Qué tal si consideras esta opción? – le sugerí recordando que tenía un meta programa de interno – Si te parece, podrías probarla y sabes que también tienes la otra.

 

-Eso – dijo Antonio, agarrándose la barbilla – me parece bien. – Movimientos de su cabeza de afirmación- Hagámoslo.

 

Pasos seguidos:

 

1. Inducción para colocar su línea del tiempo con su pasado hacia atrás, ligeramente a su izquierda ( a su derecha, chequea la ecología).

 

- Te voy a pedir que te imagines tu línea del tiempo como una avenida. Si así fuese ¿dónde estaría ubicada? Camina al lado de tu línea identificando y ubicando vivencias brillantes, motivantes, de amor, de logros, de felicidad, triunfos, etc. Toma nota de cuáles son las imágenes. Cómo están las submodalidades: color, iluminación, etc. Las voces y los sonidos que allí escuchabas, y las sensaciones que sentías . Eso es. Muy bien. Viendo lo que veías en cada experiencia, oyendo lo que oías y sintiendo lo que sentías entonces.

 

Señales analógicas en la cara y cuerpo de Antonio que señalan hacia representaciones positivas (calibración).

 

- Y ahora, Antonio, me gustaría que esos eventos dolorosos y que también son importantes porque de ellos puedes aprender cosas muy importantes para ti y que te han servido para crecer y llegar a ser la persona que eres ahora, hasta un nivel profesional con muchos triunfos y posiciones de responsabilidad y liderazgo en tu empresa, los puedes hacer disponibles para ti en los momentos en que necesites recordarlos. Y sólo tienes que moverte hacia una de las calles transversales, más no es necesario tenerlos presentes todo el tiempo. Allá están, en el pasado, disponible para ti cuando así lo necesitas. Y en los momentos normales, cotidianos, en tu trabajo, cuando voltees ligeramente tu cabeza, como ahora lo haces, puedes ver los momentos brillantes de tu pasado, iluminados por las luces potentes de tu avenida. (Movimientos de cabeza de Antonio hacia atrás hacia su izquierda como buscando ver hacia ese pasado. Calibración de cambios en sus señales analógicas cuando varios de esos eventos eran ubicados en las transversales y luego regresaba a la avenida principal con experiencias gratas. También en eventos específicos el facilitador ayudó a Antonio a moverse en su avenida del tiempo).

 

2.Ubicación del presente.

 

-Muy bien, Antonio, excelente. Y ahora te pido que, por favor, te muevas hasta el presente. ¿En dónde está tu presente, hoy, en esa avenida?

 

-Acá – señaló moviéndose unos pasos hacia su frente – ahora está bastante enfrente de mí. Puedo ver las imágenes con mayor claridad.

 

-Noten ustedes – afirmé hacia los participantes – cómo Antonio, igual que muchas personas, consideran el presente como un lapso de tiempo que incluye varios días o semanas y hasta meses. Por eso decimos, “en el presente mes hemos realizado tres talleres”. O “en el presente año, hemos facilitado para quinientas personas”, refiriéndonos a un trozo de la avenida.

 

3. Ubicación del futuro.

 

- Muy bien Antonio. Ahora, por favor, ubica en dónde estará la larga línea de tu futuro.

 

Antonio se movió más hacia adelante y señaló con sus manos, un poco hacia su derecha.

 

- ¿Dónde estarás la próxima semana, realizando qué labores?

 

- Estaré en mi oficina el lunes, reunido con mis supervisores, planificando el trabajo del resto del año.

 

-Bien, excelente. Y ahora puedes ubicar momentos de tu vida, familia, trabajo, para el próximo año – Antonio se movió un poco más hacia adelante y miró hacia el frente. – Y quizás quieres ubicar el resto de tu larga avenida de futuro un poco hacia arriba para verla mejor. Y puedes imaginar lo que estarás logrando. Y, ahora, puedes ver allá cómo estás logrando lo que te propones, y tomando decisiones acertadas para adaptarte con éxito a los cambios de tu entorno, con flexibilidad y seguridad de que nada te va a caer encima y nunca tu pasado, del cual has aprendido, con todas las importantes experiencias que viviste entonces, haciéndote cada vez más sabio, más preparado, para ponerte tú encima de las cosas y dejar otras experiencias, allá, abajo en las calles transversales, para tener acceso a ellas sólo cuando lo necesites pues ya has aprendido mucho de ellas y parado en tu futuro, ahora, puedes mirar hacia atrás cuando solías sentirte de esa manera y piensas, todo lo que has avanzado con seguridad, logrando tus metas y te sientes mejor ahora al ver todo eso, oyendo lo que te dices y lo que te dicen las personas que te aprecian. Eso es, muy bien (cambio de expresión con rostro distendido, el ceño relajado y signos de una mayor relajación corporal, respiración más profunda, y en su boca una sonrisa). Este trabajo tuvo más elementos, como la inducción para transferir las submodalidades de representaciones positivas a la nueva representación del futuro y un cambio de submodalidades del pasado doloroso y atemorizante por zonas iluminadas de hechos positivos y logros en el pasado de Antonio.

 

Antonio terminó la experiencia hablando con mayor tranquilidad del futuro. Lo más importante fue su mejora sostenida a través de los días. Posteriormente lo llamé para chequear cómo estaba y manifestó que había seguido con esa nueva línea del tiempo y estaba empezando a ponerle más elementos positivos a su futuro. Además, pudo participar con éxito y aportando ideas en la sesión de planificación estratégica de su empresa. Ya podía imaginar un futuro.

 

*Fausto Izcaray fsizcaray@yahoo.com Obtuvo su doctorado en Comunicación y Psicología Social de la Universidad de Wisconsin, Madison, USA. Es Certified Master Practitioner y Trainer en Programación Neuro Lingüística (PNL) del Instituto NLP Comprehensive, fundado por Steve y Connirae Andreas en Colorado, USA.

 

 


IFSociety / Sociedad Internacional de Facilitadores

Regresar a www.ifsociety.org

Copyright © 2007

IFSociety Corp. Sociedad Internacional de Facilitadores

 

Editor: ERNESTO YTURRALDE

 

Copyright © 2006-2011

IFSociety | International Facilitators Society / Sociedad Internacional de Facilitadores

Miembros de WANGO / World Association of Non-Governmental Organizations

Preguntas o comentarios, por favor escríbanos a voxmagister@ifsociety.org

Contacto: +1(305) 280-4996